We have all been told to think before we speak. While that is a goodlesson, there is another rule we should all follow: listen before you speak.Becoming a good listener can positively impact work relationship, personalrelationships, and new relationships. But just listening to others isn’tenough. Los demás necesitan saber que les escuchas.

¿Por qué es tan importante escuchar?

Todo el mundo sabe que hay que escuchar, pero pocos entienden por qué. Escuchar es un comportamiento mutuamente beneficioso. Es decir, escuchar beneficia tanto al que escucha como al que habla. Aunque el oyente no esté de acuerdo o conozca la solución, escuchar puede darle una visión y validar su relación con el interlocutor. Al escuchar, demuestran al interlocutor que lo aprecian y respetan, independientemente de lo que diga. Esta validación y respeto son valiosos para el interlocutor, y éste, a su vez, tendrá más respeto y aprecio por el oyente. 

Por qué debe escuchar a sus empleados

Una encuesta reciente realizada por el grupo Boston Consulted encuestó a más de 200.000 empleados para determinar los diez principales factores de satisfacción laboral. Lo que más valoran los empleados es el aprecio por su trabajo. Sorprendentemente, un buen sueldo cae muy por debajo en la lista hasta el número ocho. Estos resultados demuestran que los empleados valoran más el reconocimiento que la remuneración.

Si los empleados se sienten escuchados por sus superiores, sentirán que sus esfuerzos y opiniones son importantes. Los premios y los elogios son maravillosos, pero afirmar que los aprecia escuchando es algo que los jefes pueden lograr a diario. Al hacerlo, los empleados estarán más contentos, lo que conduce a una menor tasa de rotación, una mayor productividad y un ambiente de trabajo en general feliz.

La psicología de la escucha

Milton Erickson fue un renombrado hipnotizador y psiquiatra que cambió la forma en que los psicólogos tratan a los pacientes hoy en día. Antes de Erickson, psicólogos como Freud, Skinner y Bandura trabajaban para desarrollar una teoría particular que consideraban que podía usarse para tratar a cualquiera y a todos. Erickson, sin embargo, valoraba la verdad individual en lugar de las verdades universales. 

Erickson creía que los psicólogos debían entender primero al individuo para determinar el mejor tratamiento para él. Erickson utilizaba su capacidad de escucha concentrada para hablar con sus pacientes y llegar a conocerlos. Esto era útil en dos niveles principales. En primer lugar, la escucha permitía a Erickson personalizar tratamientos eficaces. En segundo lugar, los pacientes estaban probablemente mucho más abiertos a su tratamiento porque se sentían escuchados y cómodos con él. 

La estrategia de terapia individual de Erickson tuvo tanto éxito que preparó el camino para la PNL (procesamiento neurolingüístico), la terapia breve, la terapia familiar y la hipnoterapia. Era famoso por su capacidad para curar a pacientes con fobias graves en tan sólo una sesión. Y la escucha fue la base de su éxito.

Cómo comunicar visualmente que está escuchando

¿Cómo comunicar que se está escuchando si, por el mismo hecho de escuchar, se tiene la boca cerrada? La respuesta es utilizar el lenguaje corporal. Siguiendo estos tres consejos, puedes comprobar eficazmente que estás escuchando a cualquier orador.

Consejo nº 1: Asentir con la cabeza

No piense que al asentir con la cabeza está mostrando su acuerdo. Cuando se trata de escuchar, asentir muestra que estás prestando atención y escuchando lo que la persona está diciendo. Un “asentimiento de escucha” es más bien un movimiento de cabeza simple o uno y medio, a diferencia de los múltiples movimientos de cabeza que muestran acuerdo. Y, por supuesto, no asientas sin parar. Asiente a diferentes intervalos para expresar que sigues concentrado en lo que tienen que decir.

Consejo nº 2: Contacto visual

El contacto visual es una forma muy eficaz de demostrar que estás escuchando. Pero no te quedes mirando fijamente a los ojos. En su lugar, conecte con sus ojos y entrecierre ligeramente los ojos para mostrar que está centrado en ellos. Sin embargo, es importante tener en cuenta que existen grandes diferencias culturales en lo que respecta al contacto visual. Si vives en una cultura o te diriges a alguien de una cultura en la que el contacto visual puede considerarse hostil, debes cambiar de táctica. Dependiendo de la cultura, puede ser más aceptable mirar a la cara, o puede ser mejor un contacto visual intermitente. Conozca a su público O mejor dicho, en este caso, conoce a tu público.

Consejo nº 3: sonríe

Sonreír puede parecer una forma obvia de demostrar que se está escuchando, pero puede ser complicado. Debe ajustar su sonrisa a lo largo de la conversación y, en muchos casos, no sonreír en absoluto. Hagas lo que hagas, no pongas una sonrisa grande e inmutable en tu cara. Una sonrisa leve, en la que apenas sacas los bordes de la boca hacia fuera, es una buena sonrisa para la mayoría de las situaciones.

Escuchar es la clave para hablar con eficacia

Aunque estos consejos parezcan sencillos y directos, la aplicación efectiva del lenguaje corporal requiere práctica. No puede limitarse a mirar fijamente, sonreír y asentir con la cabeza. Si lo haces, darás la impresión exactamente contraria a la que quieres causar; la persona pensará que te estás desentendiendo de ella, que no la estás escuchando. Al igual que el Dr. Erickson, tienes que hacer de la escucha una habilidad fundamental que mejorarás a lo largo de tu carrera y de tu vida.

Aprende más sobre las señales no verbales y el lenguaje corporal y cómo pueden conducir a carreras y relaciones exitosas.

¿Estás preparado para desbloquear

¿el poder de la comunicación?

España: Madrid, Salamanca, Barcelona